Abordando los mitos de la vacuna contra el COVID-19

El problema

A medida que continúan los esfuerzos de vacunación contra el COVID-19 en los Estados Unidos, queda claro que la indecisión de vacunarse no puede explicarse de manera confiable por las categorías demográficas tradicionales (por ejemplo, afiliación política, raza, edad, género, estatus económico). En cambio, están surgiendo algunos personajes distintivos basados en creencias y barreras compartidas para obtener la vacuna. Estas personas trascienden y abarcan las categorías demográficas tradicionales: cada persona incluye al menos algunos miembros de cada grupo demográfico.

Uno de estos personajes es el de los "desconfiados del sistema." Sus dudas están relacionadas con la confianza y el acceso a un sistema de salud que tiene una historia inequitativa.

Lo que debe saber sobre los desconfiados del sistema

Según las encuestas y los análisis psico-conductual realizados por Surgo Ventures, aproximadamente el 4% de los estadounidenses desconfían del sistema.1 Probablemente, pero no exclusivamente, sean miembros de comunidades de color. Su creencia principal es que las personas de su propia raza no son tratadas de manera justa por el sistema de salud. Las experiencias negativas son comunes a muchas personas dentro de estos grupos.

Las preocupaciones de los desconfiados del sistema se entienden mejor si se toma en cuenta el legado de la discriminación en la atención médica, la explotación de la investigación médica y la experimentación no consentida en las comunidades de raza negra, hispanos, indios americanos, nativos de Alaska y otras minorías. Los ejemplos incluyen:

  • El estudio sobre la sífilis del Servicio de Salud Pública de EE.UU. en Tuskegee, en el que se mintió a cientos de hombres de raza negra de Alabama sobre el tratamiento de la sífilis para que los investigadores pudieran observar el curso natural de la enfermedad.
  • El ensayo de la vacuna contra el sarampión de Edmonston-Zagreb, durante el cual no se informó a los padres de los bebés inmunizados (la mayoría de las familias de raza negra e hispana) de que la vacuna utilizada era una vacuna experimental no aprobada.
  • Casos de esterilización sin consentimiento de mujeres hispanas, indias americanas y nativas de Alaska.

Además, algunos determinantes sociales de salud -las condiciones de los lugares en los que la gente vive, aprende, trabaja, juega y alaba- han históricamente prevenido que los miembros de grupos minoritarios raciales y étnicos tengan oportunidades justas a salud económica, física y emocional. Estas disparidades persisten hoy en día: datos de vigilancia muestran que la pandemia del COVID-19 ha afectado desproporcionalmente a los grupos raciales y étnicos en los Estados Unidos. Un estudio cohorte reciente encontró que pacientes negros hospitalizados con COVID-19 tuvieron tasas más altas de mortalidad o fueron dados de alta a hospicios, en comparación con pacientes blancos, luego de ajustar para las características personales de esos pacientes. Esas tasas más altas se explican por las diferencias en los hospitales en los que internaron personas blancas y negras.2

A los desconfiados del sistema también les puede preocupar que las vacunas contra el COVID-19 no se hayan probado adecuadamente en "gente como ellos." Las poblaciones de minorías raciales y étnicas suelen estar poco representadas en los ensayos clínicos. Como resultado, las diferencias en la eficacia y seguridad de las intervenciones en personas de diferentes razas y etnias a veces se han hecho evidentes sólo después de su uso generalizado.

Lo que podría funcionar

Un aspecto importante de la colaboración con los desconfiados del sistema -como implica el nombre de este tipo de personas- es trabajar para generar confianza. Una estrategia consiste en fomentar un compromiso significativo con las instituciones comunitarias y los diversos líderes, con el objetivo de aumentar tanto la confianza en las vacunas contra el COVID-19, como el acceso a ellas.

El primer paso es escuchar y aprender de las preocupaciones de la comunidad. ¿Es posible que algunos miembros de la comunidad hayan tenido una experiencia negativa con pruebas de COVID-19 que se haya transmitido a la vacunación? ¿Tienen estos desconfiados del sistema preguntas sobre cómo se probaron las vacunas contra el COVID-19 o preocupaciones sobre su seguridad? Puede ser beneficioso organizar eventos comunitarios en los que la gente pueda hacer preguntas abiertamente y hablar de sus preocupaciones. Lo ideal sería que estos eventos contarían con profesionales de la salud y "mensajeros de confianza" (por ejemplo, pastores, profesores) que sean miembros de la comunidad, y que el evento sería lo más culturalmente posible (por ejemplo, sensible a las necesidades lingüísticas locales).

Como se muestra en la Tabla 1, basándose en la representación actual de los grupos minoritarios raciales y étnicos en la población total de Estados Unidos, la mayoría de las minorías raciales y étnicas estaban subrepresentadas en los ensayos clínicos de las tres vacunas contra el COVID-19 actualmente autorizadas (es decir, Pfizer-BioNTech, Moderna y Johnson & Johnson/Janssen). Sin embargo, esos ensayos clínicos incluyeron un número de participantes mucho mayor y más diverso de lo habitual. En total, los ensayos de Pfizer-BioNTech y Moderna contaron con más de 6,000 voluntarios de raza negra y más de 10,000 voluntarios hispanos. El ensayo de la vacuna de Johnson & Johnson/Janssen contó con la población más diversa geográfica y étnicamente hasta la fecha. Los ensayos demostraron que las vacunas eran igualmente eficaces para todos los grupos raciales y étnicos.

Tabla 1. Raza/etnia de los participantes en los ensayos clínicos de la vacuna contra el COVID-19

Población Representación de Población en EEUU a Pfizer-BioNTech Moderna Janssen (J&J)
Total de personas Representación de Población en EEUU a258 millones Pfizer-BioNTech40,277 Moderna27,817 Janssen (J&J)39,321
Raza
RazaBlanca Población %73.6% Pfizer-BioNTech81.9% Moderna79.4% Janssen (J&J)62.1%
RazaNegra Población %12.3% Pfizer-BioNTech9.8% Moderna9.7% Janssen (J&J)17.2%
RazaAsiático Población %5.9% Pfizer-BioNTech4.4% Moderna4.7% Janssen (J&J)3.5%
RazaIndio americano o nativo de Alaska Población %0.8% Pfizer-BioNTech0.6% Moderna0.8% Janssen (J&J)8.3%
RazaNativo de Hawai o de otras islas del Pacífico Población %0.2% Pfizer-BioNTech0.2% Moderna0.2% Janssen (J&J)0.3%
Origen étnico
Origen étnicoHispano o Latino Población %17.6% Pfizer-BioNTech26.2% Moderna20.0% Janssen (J&J)45.1%
EthnicityNo Hispano o Latino Población %82.4% Pfizer-BioNTech73.2% Moderna79.1% Janssen (J&J)52.4%
  1. 16 años de edad o mayor. Asociación Americana de Farmacéuticos. Llegar a comunidades diversas. Disponible en (este recurso está disponible solo en inglés): https://vaccineconfident.pharmacist.com/Learn/Build-Vaccine-Confidence-In-Others/Reach-diverse-communities

Además, algunos de los investigadores de la vacuna contra el COVID-19 representaban antecedentes diversos.

Otra consideración importante para los desconfiados del sistema es la facilidad con la que pueden vacunarse y lo cómodos que se sienten al hacerlo. ¿Dónde es más probable que los miembros de la comunidad se vacunen o estén más dispuestos a hacerlo? ¿A qué servicios accede la comunidad con frecuencia que podrían utilizarse para promover y ofrecer la vacunación contra el COVID-19? Entre las posibilidades se encuentran las farmacias locales, las clínicas de salud, los centros recreativos, las tiendas de comestibles, las despensas de alimentos y los lugares de fe y adoración, así como los lugares no típicos como las peluquerías o barberías, los clubes de niños y niñas o los departamentos de bomberos locales. Los empleadores locales también podrían estar dispuestos a organizar eventos de vacunación.

Toda la información que se comparta sobre las vacunas contra el COVID-19 debe ser clara, transparente y coherente. Los primeros problemas con el reparto de la vacuna -desigualdad racial, oferta y demanda, problemas de producción, etc.- deben ser reconocidos abiertamente. Tenga en cuenta que incluso las opciones aparentemente inocuas, como las vacunas que se ofrecen a comunidades específicas, podrían verse a través de una óptica de desconfianza. Por último, prepárese para destacar los esfuerzos que se están realizando para garantizar una distribución equitativa de las vacunas y mitigar las desigualdades existentes.

Referencias

(Algunas de las referencias pudieran estar disponibles solo en inglés)

  1. Sgaier SK. Meet the four kinds of people holding us back from full vaccination. The New York Times. 18 de mayo de 2021. https://www.nytimes.com/interactive/2021/05/18/opinion/covid-19-vaccine-hesitancy.html. Accedido el 28 de julio de 2021.
  2. Asch DA, Islam MN, Sheils NE, et al. Patient and hospital factors associated with differences in mortality rates among Black and White US Medicare beneficiaries hospitalized with COVID-19 infection. JAMA Netw Open. 2021;4(6):e2112842. doi: 10.1001/jamanetworkopen.2021.12842

Return to Playbook Topics